Efficient Placement of Sensors - Honeywell Analytics "¿Cuántos detectores necesito?" y "¿dónde debo colocarlos?" son dos de las preguntas más habituales sobre los sistemas de detección de gas, y probablemente dos de las más difíciles de responder. A diferencia de otros tipos de detectores relacionados con la seguridad, como los detectores de humo, la ubicación y cantidad de detectores requeridos en diferentes aplicaciones no está claramente definido.

En normas como la EN 60079-29-2, se pueden encontrar pautas muy útiles para la selección, la instalación, el uso y el mantenimiento de aparatos para la detección y medida de oxígeno o gases combustibles. Los códigos de prácticas internacionales similares como, por ejemplo, el Código eléctrico nacional (NEC) o el Código eléctrico canadiense (CEC), pueden utilizarse donde sean aplicables. Además, algunos organismos reguladores publican especificaciones que proporcionan requisitos de detección de gas mínimos para aplicaciones específicas.

Estas referencias son útiles pero tienden a ser muy genéricas y, por tanto, demasiado generales en los detalles o específicos de aplicaciones y, por consiguiente, irrelevante en la mayoría de las aplicaciones. La ubicación de los detectores debe efectuarse de acuerdo con el consejo de expertos con conocimientos especializados en dispersión de gases, apoyado en el conocimiento de técnicos de proceso y equipos y personal de seguridad. El acuerdo alcanzado sobre la ubicación de los detectores deberá ser también registrado.


Los detectores deberán instalarse allí donde se considere más probable la aparición de gas. Las ubicaciones que requieren la máxima protección en una planta industrial deberían encontrarse en torno a calderas a gas, compresores, depósitos de almacenamiento presurizados, cilindros o tuberías. Las zonas donde es más probable que se produzcan fugas son las válvulas, los indicadores, las bridas, las juntas en forma de tes, las conexiones de llenado o drenaje, etc.

Hay varias consideraciones sencillas y a menudo bastante obvias que ayudan a determinar la ubicación del detector:
  • Para detectar gases más ligeros que el aire (por ejemplo, el metano y el amoníaco), los detectores deben montarse a una altura elevada y, preferiblemente, con un embudo recolector
  • Para detectar gases más pesados que el aire (por ejemplo, el butano y el dióxido de azufre), los detectores deben montarse a nivel del suelo
  • Tenga en cuenta cómo se comportará un escape de gas por la acción de corrientes de aire, forzadas o naturales. Monte los detectores en conductos de ventilación si es adecuado
  • Al elegir la ubicación de los detectores se deben tener en cuenta los posibles daños causados por agentes naturales como la lluvia o las inundaciones. Para los detectores montados en exteriores es preferible utilizar el montaje de protección contra la intemperie.
  • Utilice una protección contra el sol para el detector si coloca un detector en un clima cálido y en exposición directa al sol.
  • Tenga en cuenta las condiciones del proceso. El butano y el amoniaco, por ejemplo, son normalmente más pesados que el aire, pero si se liberan desde una línea de proceso a alta temperatura o baja presión, el gas puede elevarse en lugar de descender.
  • Los detectores se deben colocar un poco alejados de las piezas de alta presión para permitir que se formen las nubes de gas. De lo contrario, es probable que una fuga de gas pase de largo en un chorro de gran velocidad y no se detecte
  • Tenga en cuenta la facilidad de acceso para conseguir unas pruebas y un mantenimiento funcionales.
  • Los detectores deben instalarse en la ubicación designada con el detector apuntando hacia abajo. Así se asegurará que el polvo o el agua no se acumulen en la parte delantera del sensor e impidan la entrada del gas en el detector.
  • Cuando se instalen dispositivos infrarrojos de camino abierto, es importarte asegurarse de que no hay una obstrucción o bloqueo permanentes del haz infrarrojo. Se admiten obstrucciones de duración breve debidas a vehículos, personal del emplazamiento, pájaros, etc.
  • Asegúrese de que las estructuras en las que se montan los dispositivos de camino abierto sean sólidas y no susceptibles a las vibraciones