Enlaces rápidos - Use to display links on your web page that can be grouped and styled and can be organized by dragging and dropping  Enlaces rápidos

Peligros por gas y áreas  


- Peligros por gas inflamable
- Límite inflamable
- Propiedades del gas inflamable
- Datos de gases inflamables
- Peligros por gas tóxico
- Supervisión de higiene
- Límites de exposición tóxica
- Datos de gases tóxicos
- Peligro de asfixia (carencia de oxígeno)
- Enriquecimiento en oxígeno
- Áreas típicas que requieren la detección de gas


Hay tres tipos principales de peligros relacionados con los gases:
 
 

Gas inflamable   
Riesgo de incendio y/oexplosión
P. ej.: Metano, butano, propane



Gas tóxico

Riesgo de envenenamiento
P. ej.: Monóxido de carbono, dióxido de carbono de hidrógeno, cloro



Asfixia
Riesgo de asfixia
Por ej.: Carencia de oxígeno. El oxígeno se puede consumir o reemplazar por otro gas
 

Peligros por gas inflamable
La combustión es una reacción química bastante sencilla en la que el oxígeno se combina rápidamente con otra sustancia lo que produce liberación de energía. Esta energía aparece principalmente como calor, a veces en la forma de llamas. La sustancia de ignición es normalmente, aunque no siempre, un componente de hidrocarburo y puede ser sólida, líquida, vapor o gas. Sin embargo, en esta publicación, sólo se tienen en cuenta los gases y vapores.

 

 

 

 

 

(Nota: los términos “inflamable”, “explosivo” y “combustible” son, para el propósito de esta publicación, intercambiables).

El proceso de combustión se puede representar con el conocido triángulo del fuego.

Tres factores son siempre necesarios para provocar la combustión:

1.  Una fuente de ignición
2.  Oxígeno
3.  Combustible en forma de gas o de vapor

Por lo tanto, en cualquier sistema de protección de incendios, el objetivo siempre es eliminar al menos uno de estos tres elementos potencialmente peligrosos.

(De nuevo a tapa)

Límite inflamable
Sólo hay una banda limitada de concentración de gas/aire que producirá una mezcla de combustible. Esta banda es específica para cada gas y vapor, y está vinculada con un nivel superior, conocido como el límite explosivo superior (UEL) y un nivel inferior, denominado límite explosivo inferior (LEL).

Cuando el nivel sea menor que el LEL, no habrá suficiente gas para producir una explosión (es decir, la mezcla será demasiado “pobre”), mientras que por encima del UEL, la mezcla no tendrá suficiente oxígeno (es decir, será demasiado “rica”). Por lo tanto, el rango de inflamación se encuentra entre los límites del LEL y del UEL para todos los gases o mezclas de gases. Fuera de estos límites, la mezcla no puede producir combustión. Los datos de gases inflamables de la sección 2.4 indican los valores límite para algunos de los gases combustibles y compuestos más conocidos. Los datos que se proporcionan son para gases y vapores en condiciones normales de presión y de temperatura. Un aumento de la presión, de la temperatura o del contenido de oxígeno normalmente ampliará el rango de inflamación.

En una planta industrial media, generalmente no hay fuga de gases en la zona circundante o, como mucho, sólo un nivel insignificante de gas presente. Por lo tanto, el sistema de advertencia precoz y de detección sólo serán necesarios para detectar niveles desde cero por ciento de gas hasta el límite explosivo más bajo. Cuando se llega a este nivel de concentración, los procedimientos de cierre o de liberación de espacio en el lugar ya se habrán iniciado. De hecho, esto sólo tiene lugar en una concentración de menos del 50 por ciento del valor LEL, por lo que se proporciona un margen de seguridad adecuado.

De todas formas, siempre se debería tener en cuenta que en zonas cerradas y poco ventiladas puede darse a veces una concentración excesiva de UEL. Por lo tanto, cuando se realice una inspección, se debe tener especial cuidado al abrir ventanillas o puertas, ya que la entrada de aire exterior puede diluir los gases hasta convertirlos en una mezcla combustible y peligrosa.

(Nota: LEL/LFL y UEL/UFL se usan en esta publicación de forma indistinta).

(De nuevo a tapa)

Propiedades del gas inflamable

Temperatura de ignición
Los gases inflamables también tienen una temperatura en la que tendrá lugar la ignición, incluso cuando no haya una fuente de ignición externa como una chispa o llama. Esta temperatura se llama temperatura de ignición. La temperatura de la superficie de los aparatos que se usen en una zona peligrosa no debe superar la temperatura de ignición. Por lo tanto, el equipo está marcado con una temperatura de superficie máxima o un número de identificación de temperatura.

Punto de inflamación (P.I. °C)
El punto de inflamación de un líquido inflamable es la menor temperatura en la que la superficie del líquido emite suficiente vapor para que se encienda con una pequeña llama.

No lo confunda con la temperatura de ignición ya que las dos pueden ser muy diferentes:

Para convertir una temperatura Celsius en grados Fahrenheit:
Tf = ((9/5)*Tc)+32

Por ejemplo, para convertir -20 Celsius en grados Fahrenheit, multiplique primero la lectura de la temperatura Celsius por nueve quintos para obtener -36. A continuación, agregue 32 para obtener -4 °F.

Densidad del vapor
Ayuda en la determinación de la ubicación del sensor
La densidad de un gas/vapor se compara con aire cuando aire = 1,0
La densidad del vapor < 1,0 el vapor se elevará
La densidad del vapor >1,0 el vapor descenderá

(De nuevo a tapa)

Datos de gases inflamables
Los datos pueden cambiar según el país y la fecha, consulte siempre las normativas locales actualizadas.

Referencias: BS EN 61779-1:2000 Electrical apparatus for the detection and measurement of flammable gases-Part 1 (Aparato eléctrico para la detección y medida de gases inflamables: Parte 1): General requirements and test methods (Requisitos generales y métodos de prueba).

NIST Chemistry Web Book, edición de junio de 2005. Aldrich Handbook of Fine Chemicals and Laboratory Equipment 2003-2004.

(De nuevo a tapa)

Peligros por gas tóxico
Algunos gases son venenosos y pueden ser peligrosos para la vida en concentraciones muy bajas. Algunos gases tóxicos tienen fuertes olores como el característico olor a “huevos podridos” de H2S. Las medidas más usadas para la concentración de gases tóxicos son las partes por millón (ppm) y las partes por billón (ppb). Por ejemplo, 1 ppm sería el equivalente a una habitación llena con 1 millón de pelotas y que una de esas pelotas fuese roja. La pelota roja representaría 1 ppm.

Mueren más personas por la exposición a gases tóxicos que por explosiones provocadas por la ignición de gas inflamable. Hay que destacar que existe un gran número de gases que son combustibles y tóxicos al mismo tiempo, de tal forma que incluso los detectores de gases tóxicos tienen que llevar a veces la certificación de zona peligrosa. La razón principal para tratar los gases inflamables y tóxicos de forma separada es que los riesgos y las normativas implicadas y los tipos de sensores requeridos son diferentes.

Con sustancias tóxicas, además de los problemas medioambientales evidentes, la principal preocupación es el efecto de la exposición en los trabajadores incluso a bajas concentraciones, que pueden inhalarlas, ingerirlas o absorberlas a través de la piel. Como los efectos adversos se suelen deber a una exposición prolongada y a largo plazo, es importante no sólo medir la concentración de gas, sino además el tiempo total de exposición. Hay incluso algunos casos conocidos de sinergia en la que las sustancias pueden interactuar y producir un efecto mucho peor al actuar conjuntamente que el efecto de cada una por separado.

La preocupación por las concentraciones de sustancias tóxicas en el lugar de trabajo se centra tanto en compuestos orgánicos como inorgánicos, incluidos los efectos que pueden tener sobre la salud y la seguridad de los empleados, la posible contaminación de un producto final fabricado (o el equipo usado en su fabricación), y también la consiguiente interrupción de las actividades normales de trabajo.

                                                                                                       (De nuevo a tapa)

Supervisión de higiene
El término “supervisión de la higiene” se usa generalmente para cubrir la zona de la supervisión de la salud industrial asociada con la exposición de los empleados a condiciones peligrosas de gases, polvo, ruido, etc. En otras palabras, el objetivo es asegurar que los niveles en el lugar de trabajo estén por debajo de los límites reglamentarios.

Este tema cubre tanto las inspecciones de zonas (que puedan haber estado sujetas a exposiciones potenciales) y supervisión del personal, en la que un trabajador lleva instrumentos y se lleva a cabo un muestreo lo más cercano posible a la zona de inhalación. Esto asegura que el nivel de contaminación medido es realmente representativo del inhalado por el trabajador.

Hay que destacar que tanto la supervisión del personal como la supervisión del lugar de trabajo deben considerarse partes importantes de un plan de seguridad global e integrado. Sólo pretenden proporcionar la información necesaria sobre las condiciones tal y como se encuentran en la atmósfera. Esto permite llevar a cabo la acción necesaria para cumplir con las pertinentes normativas industriales y las medidas de seguridad.

Sea cual sea el método adoptado, es importante tener en cuenta la naturaleza de la toxicidad de todos los gases implicados. Por ejemplo, cualquier instrumento que mida sólo una media de concentración ponderada en el tiempo, o un instrumento que obtenga una muestra para análisis de laboratorio posteriores, no protegerá a un trabajador contra una exposición corta a una dosis letal o a una sustancia altamente tóxica. Por otra parte, podría ser perfectamente normal exceder brevemente los niveles medios y a largo plazo (LTEL) en algunas zonas de una planta, y no tiene por qué ser indicado como una situación de alarma. Por lo tanto, el sistema de instrumentos óptimo debe poder supervisar niveles de exposición tanto a corto como a largo plazo, así como niveles de alarma instantánea.

(De nuevo a tapa)

Límites de exposición tóxica

Límites de exposición profesionales europeos
Las autoridades nacionales y otras instituciones nacionales pertinentes determinan los valores límite de exposición profesional (OEL), así como los límites para las concentraciones de compuestos peligrosos en el aire del lugar de trabajo. Los OEL para sustancias peligrosas representan una herramienta importante para evaluar y gestionar el riesgo, y una información valiosa para la seguridad profesional y las actividades para la salud en lo que se refiere a sustancias peligrosas.

Los OEL se pueden aplicar tanto a productos de mercado y a residuos como a subproductos de procesos de producción. Los límites protegen a los trabajadores frente a los efectos sobre la salud, pero no tratan temas de seguridad como el riesgo de explosión. Como los límites cambian frecuentemente y pueden variar según el país, debería consultar con las autoridades nacionales pertinentes para asegurarse de que dispone de la información más actualizada.

Los límites de exposición profesional en el Reino Unido dependen de la normativa de control de sustancias peligrosas para la salud (COSHH). La normativa COSHH exige al empresario que asegure que el empleado no estará expuesto a sustancias peligrosas para la salud o, si no es posible, al menos lo controle adecuadamente. A partir del 6 de abril de 2005, la normativa introdujo un nuevo sistema simplificado de límite de exposición profesional. Los requisitos existentes para cumplir con unas buenas prácticas se consolidaron con la presentación de ocho principios en la normativa corregida de control de sustancias peligrosas (COSHH) para la salud de 2004.

Los límites máximos de exposición (MEL) y las normas de exposición profesionales (OES) se reemplazaron por un solo tipo de límite, el límite de exposición en el lugar de trabajo (WEL). Todos los MEL y la mayoría de OES se están transfiriendo al nuevo sistema como WEL, y mantendrán sus valores numéricos anteriores. Se eliminaron los OES de alrededor de 100 sustancias, ya que éstas están ahora prohibidas, apenas se usan o hay pruebas de que producen efectos perjudiciales para la salud cercanos al antiguo valor mínimo. La lista de los límites de exposición se conoce como EH40 y se puede consultar en el Health and Safety Executive del Reino Unido. Todos los WEL aplicables en el Reino Unido son valores límite del aire. La concentración máxima admisible o aceptable varía de una sustancia a otra según su toxicidad. Las horas de exposición se miden durante un período de ocho horas (TWA de 8 horas) y 15 minutos (STEL, límite de exposición de corto plazo). Para algunas sustancias, una breve exposición se considera tan crítica que se les han asignado sólo un STEL, que no se debe exceder ni siquiera por un breve período de tiempo. La capacidad de penetración en la piel se anota en la lista WEL con la observación “piel”. Su potencial para provocar cáncer, toxicidad para la reproducción, irritabilidad y sensibilidad son aspectos que se tienen en cuenta al preparar una proposición para un OEL según el conocimiento científico actual.



Límites de exposición profesionales de EE. UU
Los sistemas de seguridad profesional en los Estados Unidos varían de un estado a otro. La información que se da aquí es de 3 proveedores muy importantes de los OEL en EE.UU. - ACGIH, OSHA, y NIOSH.

La American Conference of Governmental Industrial Hygienists (ACGIH) publica las concentraciones máximas permitidas (MAC), que después pasaron a denominarse valores límite umbral (TLV).

Los valores límite umbral se definen como una exposición límite “a la que se piensa que se pueden exponer todos los trabajadores día tras día durante la vida laboral sin ningún efecto sobre la salud”. La ACGIH es una organización profesional de higienistas profesionales de universidades o instituciones gubernamentales. Los higienistas profesionales de la industria privada se pueden unir como miembros asociados. Una vez al año, los diferentes comités proponen nuevos límites umbral o guías para la buena práctica laboral. La lista de TLV incluye más de 700 sustancias químicas y agentes físicos, así como docenas de índices de exposición biológicos para sustancias químicas concretas.

La ACGIH define diferentes tipos de TLV, como:

TLV-TWA (Valor límite umbral – Media ponderada en el tiempo):  
la concentración media ponderada en el tiempo para una jornada de trabajo convencional de 8 horas y una semana de 40 horas, a la que se piensa que casi todos los trabajadores se pueden exponer repetidamente, día tras día, sin efectos perjudiciales.

TLV-STEL (Valor límite umbral – Límite de exposición a corto plazo):   
la concentración a la que se piensa que los trabajadores se pueden exponer de forma prolongada durante un periodo de tiempo sin sufrir irritaciones, daño crónicos o irreversibles de tejidos o narcosis. El STEL se define como una exposición TWA de 15 minutos, que no se debe superar en ningún momento durante la jornada laboral.

TLV-C (Valor límite umbral - Ceiling (valor máximo)): la concentración que no se debe superar en ningún momento de la exposición durante el trabajo.

Existe una recomendación de límite de rebasamiento que se aplica a los
TLV-TWA que no tengan ningún STEL. Los valores de rebasamiento en los niveles de exposición de los trabajadores pueden exceder 3 veces el TLV-TWA en no más de 30 minutos durante la jornada laboral, y bajo ningún concepto deben exceder 5 veces el TLV-TWA, siempre que no se supere el TLV-TWA.

Los TLV de la ACGIH no tienen poder legal en los EE.UU.os, son sólo recomendaciones. La OSHA define los límites reguladores. De todas formas, los TLV de la ACGIH y los documentos con criterios son una base muy común para definir los TLV en los EE.UU. y en otros muchos países. Los límites de exposición de la ACGIH ofrecen en muchos casos más protectores que los de la OSHA. Muchas empresas de los EE.UU. usan los niveles actuales de la ACGIH u otros límites internos más protectores.

La Occupational Safety and Health Administration (OSHA) del Departamento de Trabajo de los EE.UU. publica los límites de exposición permisibles (PEL). Los valores PEL son límites reguladores de la cantidad o concentración de una sustancia en el aire, y son de obligado cumplimiento. El conjunto inicial de límites de 1971 se basaba en los TLV de la ACGIH. La OSHA tiene actualmente alrededor de 500 PEL para varias tipos de sustancias químicas (aproximadamente 300), muchas de las cuales son de uso frecuente en entornos industriales. Los PEL existentes se encuentran en un documento llamado “29 CFR 29.1000”, el estándar de contaminantes del aire. La OSHA utiliza de una forma parecida a la de la ACGIH los siguientes tipos de OEL: TWA, niveles de acción, límites para valores máximos, STEL, límites de rebasamiento y en algunos casos índices de exposición biológica (BEI).

El National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) tiene la responsabilidad legal de recomendar niveles de exposición que protejan a los trabajadores. El NIOSH ha identificado los niveles de exposición recomendados (REL) para unas 700 sustancia peligrosas. Estos límites no tienen fuerza legal. El NIOSH recomiendas sus límites mediante documentos de criterios a OSHA y otras instituciones para establecer OEL. Los tipos de REL son TWA, STEL, Ceiling (valor máximo) y BEI. Las recomendaciones y los criterios se publican en varios tipos de documentos diferentes, como boletines inteligentes actuales (CIB), alertas, revisiones de peligros especiales, valores de peligros profesionales y directrices técnicas.
 

(De nuevo a tapa)

Datos de gases tóxicos
Los gases tóxicos que se muestran a continuación se pueden detectar empleando el equipo suministrado por Honeywell Analytics. Los datos de gas se suministran donde se conocen.

Puesto que el producto está en fase de desarrollo, póngase en contacto con Honeywell Analytics si no aparece el gas que necesita.
Los datos pueden cambiar según el país y la fecha, consulte siempre las normativas locales actualizadas.

Ref: EH40/2005 Workplace exposure limits (Límites de exposición el lugar de trabajo EH40/2005), OSHA Standard 29 CFR 1910.1000 tables Z-1 and Z-2 and ACGIH Threshold Limit Valves and Biological Exposure Indices Book, 2005.

(De nuevo a tapa)

Peligro de asfixia (carencia de oxígeno)

Todos necesitamos respirar el oxígeno (O2) del aire para vivir. El aire se compone de diferentes gases incluido el oxígeno. El aire ambiente normal contiene una concentración de oxígeno del 20,9% v/v. Cuando el nivel de oxígeno cae por debajo de 19,5% v/v, se considera que el aire es deficiente en oxígeno. Las concentraciones de oxígeno por debajo de 16% v/v no se consideran seguras para los humanos.

La reducción de oxígeno puede tener las siguientes causas:
• Desplazamiento
• Combustión
• Oxidación
• Reacción química

Todos necesitamos respirar el oxígeno (O) del aire para vivir. El aire se compone de diferentes gases incluido el oxígeno. El aire ambiente normal contiene una concentración de oxígeno del 20,9% v/v. Cuando el nivel de oxígeno cae por debajo de 19,5% v/v, se considera que el aire es deficiente en oxígeno. Las concentraciones de oxígeno por debajo de 16% v/v no se consideran seguras para los humanos.• Desplazamiento• Combustión• Oxidación• Reacción químicaTodos necesitamos respirar el oxígeno (O) del aire para vivir. El aire se compone de diferentes gases incluido el oxígeno. El aire ambiente normal contiene una concentración de oxígeno del 20,9% v/v. Cuando el nivel de oxígeno cae por debajo de 19,5% v/v, se considera que el aire es deficiente en oxígeno. Las concentraciones de oxígeno por debajo de 16% v/v no se consideran seguras para los humanos.
• Desplazamiento• Combustión• Oxidación• Reacción química

(De nuevo a tapa)

Enriquecimiento en oxígeno
A menudo se olvida que el enriquecimiento de oxígeno también puede suponer un riesgo. En niveles altos de O2 el grado de inflamabilidad de materiales y gases aumenta. En niveles del 24%, elementos como las prendas de vestir pueden entrar en combustión de manera espontánea.

El equipo de soldadura oxiacetilénica combina oxígeno y gas acetileno para producir una temperatura extremadamente alta. Otras zonas en las que se pueden presentar riesgos debido a atmósferas ricas en oxígeno son las zonas en las que se fabrican o almacenan sistemas de propulsión de cohetes, los productos usados para blanqueamiento en la industria de pasta y papel y las instalaciones de tratamiento de depuración de aguas.

Los sensores tienen que estar certificados especialmente para su uso en atmósferas ricas en O2.

(De nuevo a tapa)

Áreas típicas que requieren la detección de gas
Hay muchas aplicaciones diferentes para detección de gas de oxígeno, tóxico e inflamable. Los procesos industriales implican cada vez más el uso y la fabricación de sustancias muy peligrosas, especialmente gases combustibles y tóxicos. Inevitablemente, se producen escapes ocasionales que representan un peligro potencial para la planta industrial, sus empleados y la gente que vive en los alrededores. En todo el mundo se producen Incidentes relacionados con la asfixia, las explosiones y la pérdida de vidas que constituyen un recuerdo constante de este problema.

Petróleo y gas
La industria de petróleo y gas cubre un gran número de actividades de producción, desde la exploración y explotación en tierra y mar, hasta su transporte, almacenamiento y refino. La gran cantidad de gases hidrocarburos altamente inflamables implicados suponen un serio peligro de explosión y, además, a menudo están presentes gases como el sulfuro de hidrógeno.

Aplicaciones normales:
• Torres de perforación de exploración
• Plataformas de producción
• Terminales de petróleo y gas en tierra
• Refinerías

Gases típicos:
Inflamables: Gases hidrocarburos
Tóxicos: Sulfuro de hidrógeno, monóxido de carbono
Fabricación de semiconductores

Fabricación de semiconductores
La fabricación de materiales semiconductores implica el uso de sustancias altamente tóxicas y de gases inflamables. Fósforo, arsénico, boro y galio se usan habitualmente como agentes adulterantes. El hidrógeno se usa como un gas portador tanto reaccionante como reductor de la atmósfera. Entre los gases de ataque químico (etching) y limpieza está el NF3 y otros perfluorocompuestos.

Aplicaciones normales:
• Reactores para wafers
• Secadores para wafers
• Armarios de gas
• Deposición de vapores químicos

Gases típicos:
Inflamables: Hidrógeno, alcohol isopropílico, metano
Tóxicos: HCl, AsH3, BCl3, PH3, CO, HF, O3, H2Cl2Si, TEOS, C4F6, C5F8, GeH4, NH3, NO2 y falta de O2.
Pirofórico: Silano

Plantas químicas
Probablemente unas de las mayores usuarias de los equipos de detección de gases son las plantas químicas. A menudo usan una amplia gama de gases tanto inflamables como tóxicos en sus procesos de fabricación o los crean como subproductos de estos procesos.

Aplicaciones normales:
• Almacenamiento de materia prima
• Zonas de procesamiento
• Laboratorios
• Filas de bombas
• Estaciones de compresión
• Zonas de carga y descarga

Gases típicos:
Inflamables: Hidrocarburos en general
Tóxicos: Diferentes gases, como sulfuro de hidrógeno, fluoruro de hidrógeno y amoniaco, entre otros


Centrales eléctricas
Tradicionalmente el carbón y el petróleo se han usado como el combustible principal de las centrales eléctricas. En Europa y en los Estados Unidos la mayoría se están adaptando al gas natural.

 Aplicaciones normales:
• Alrededor de los tubos de las calderas y los quemadores
• Dentro y alrededor de los grupos de turbinas
• En los silos de carbón y en la cintas transportadoras de las antiguas centrales térmicas de carbón o fuel

Gases típicos:
Inflamables: Gas natural, hidrógeno
Tóxicos: Monóxido de carbono, SOx, NOx y falta de oxígeno.


Plantas de tratamiento de aguas residuales
Las plantas de tratamiento de aguas residuales son lugares habituales en los alrededores de muchas ciudades.
Las aguas residuales son una fuente natural tanto de metano como de H2S. El olor a “huevos podridos” del H2S es fácilmente reconocible, ya que la nariz puede detectarlo a menos de 0,1 ppm.


Aplicaciones normales:
• Digestores
• Sumideros de las plantas
• Depuradores de gases H2S
• Bombas


Gases típicos:
Inflamables: Metano, vapores disolventes
Tóxicos: Sulfuro de hidrógeno, dióxido de carbono, cloro, dióxido de azufre, ozono


Salas de calderas
Hay muchos tipos y tamaños de salas de calderas. Los edificios pequeños pueden tener una sola caldera mientras que los edificios más grandes suelen tener una gran sala de calderas que alberga grandes calderas.

Aplicaciones normales:
• Fugas de gases inflamables de la red de suministro de gas
• Fugas de la caldera y de las tuberías de gas circundantes
• Monóxido de carbono emitido por una caldera con un mantenimiento defectuoso

Gases típicos:
Inflamables: Metano
Tóxicos: Monóxido de carbono

Hospitales
Los hospitales pueden usar muchos tipos diferentes de sustancias inflamables y tóxicas, especialmente en sus laboratorios. Además, muchos de ellos son muy grandes y disponen de suministro de servicios in situ y centrales eléctricas de respaldo.

Aplicaciones normales:
• Laboratorios
• Plantas de refrigeración
• Salas de calderas

Gases típicos:
Inflamables: Metano, hidrógeno
Tóxicos: Monóxido de carbono, cloro, amoniaco, óxido de etileno y falta de oxígeno


Túneles y aparcamientos
Es necesario supervisar los túneles de coches y los aparcamientos cerrados para detectar gases tóxicos provenientes de los humos de escape. Los túneles y los aparcamientos modernos usan esta supervisión para controlar los ventiladores. También es necesario supervisar los túneles para detectar acumulaciones de gas natural.


Aplicaciones normales:
• Túneles de coches
• Aparcamientos subterráneos y cerrados
• Túneles de acceso
• Control de la ventilación

Gases típicos:
Inflamables: Metano (gas natural), LPG (gas licuado del petróleo), LNG (gas natural licuado), vapor de gasolina.
Tóxicos: Monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno

                                                                                                      (De nuevo a tapa) 

                                                                                                       
 Búsqueda
 Descarga de documentos

 Introducción a la detección de gas

 Corporación Honeywell